domingo, 23 de agosto de 2009

Eso se llama empatía

Yo tengo una amiga.
-Bueno, no solo una-

Tengo una amiga. Es bonita. Es bastante inteligente y a los hombres por lo general les parece atractiva, al menos en algún nivel.
El otro día fue a una fiesta y me contó que se sentía bien al principio, estaba contenta. Bailó un poco y estuvo con sus amigos/as.
Al rato notó que un mae la miraba un poco, y se sintió halagada. De eso que uno siente el ego inflarse, como un globito lleno de éter. En fin, se siente bien.
A ella le cuesta hacerle ojitos a los maes pero en esa ocasión, dadas las condiciones de iluminación -tenues- y la situación general -apropiada- decidió tratar. De vez en cuando lo volvía a ver, nada demasiado agresivo, sólo para que el mae supiera que ella sabía que él la estaba viendo. Pero, a pesar de que él anduvo cerca un buen rato, no hubo trascender. Ni conversación, ni nada. Luego él se puso a hablar con otra chica. Y ya. Murió el globito. Mejor dicho, estalló el globito.
Al final terminó pensando en toda la gente que la rodeaba y en todos los amigos y conocidos que le decían que era una persona muy interesante, sensible, atractiva, y que cualquier mae con cerebro querría estar con ella.

Ella no quiere estar con un mae.
Sólo quería sentirse deseada esa noche. Y que eso que le repiten todos los días sobre lo bella y única que es no fueran solo palabras.

Yo la entiendo.

4 comentarios:

Amanda dijo...

Uffff rajado i-den-ti-fi-ca-da... Lo peor es que se llena el globito en un 2x3 y justo en un 2x3 el mop ya está hablando con la otra: Entusiasmo de 2 segundos... ¡Plump!

Sandía. dijo...

Yo la entiendo.

Rodrigo Alfaro dijo...

Uy!! me abrio la mente!

Lucía dijo...

Yo también la entiendo :( Cabrones... :(