domingo, 10 de mayo de 2009

gustar MEgustar

Anillos y parafernalia general, colores vibrantes, el escalofrío que siento cuando alguna pieza musical me estremece desde los sesos. El aire frío y punzante de la montaña, la piel suave que hay detrás de la oreja, sentirme un poco rara, los típicos labios sugerentes pintados de rojo con dientes grandes de los anuncios de perfume de los 90's, estar sola en silencio y sentirme serena, preferiblemente con una brisa cliché acariciándome el rostro y el cuello. Los andes y las llamas. El art nouveau, los gatos (estereotípico, más si son negros), tener tanto sueño que no puedo mantener los ojos abiertos e irme a dormir sin remordimientos, entrar en una cocina y oler la comida aún en cocción, cantar sola en la casa, bajar una cuesta en carro y sentir el vacío en el estómago, hacer postres y ver que a la gente le gustan, bailar, bailar salsa, reirme hasta hacer cuadritos, comer torta chilena y disfrutar de otros orgasmos gastronómicos. Viajar en tren y ver los paisajes zum por la ventana, efímeros, escuchando música o pensando en temas románticos como este, quedarme hasta tarde frente a la compu y leer sobre un mismo tema, medio obsesionada. Ver friends y sentirme frívola y sin preocupaciones, cuando alguien me dice algo bueno de mí que yo ni sospechaba, como suena la palabra "sagitario", Kusturica y su esteticismo irreverente, cuando mi papá se devuelve a la edad media para explicarme un problema del siglo XXI, el arte y la polémica sobre qué lo es y qué no, Erik Satie, rascarme, dejar de hacer estas tonteras e irme a dormir, cuando Pablo me hace cariñito hasta que me duermo, los números pares. Corregir la ortografía de los demás.

Ahora, para qué era esta lista?

10/05/09
1:55 am